Este sitio ha sido construido utilizando Site Build It! v2.0 - Hablas español? Entonces el SBI puede que sea ideal para tí: ahora mismo me deja trabajar en la comodidad de mi propio hogar, así como otro miles de SBI!

SBI!


El contenido de este sitio está protegido por Copyscape. Por favor no utilice el contenido de este sitio sin el permiso expreso del autor. Para más información haga clic en la bandera que se encuentra a continuacion.

Protected by Copyscape Online Plagiarism Software

Peligros del espartame: ¿Es verdaderamente el asesino silencioso?

Peligros del espartame, es el tema de una de las más acaloradas discusiones de la salud. No es verdaderamente sorprendente, porque los peligros de edulcorantes artificiales son tales que tienden a causar una serie de problemas en la salud, desde pérdida de cabello, falta de aliento a todas clases de aflicciones gástricas.

 

Los científicos creen que han encontrado un vínculo directo entre el masivo consumo del espartame y el incremento de pacientes con el mal de Parkinson y Alzheimer.

Entonces porque es que este edulcorante todavía tiene la fe inquebrantable y aprobación de la Agencia de Drogas y Alimentos (FDA), mientras que, ¿la stevia y el FDA no se llevan bien? ¿Cómo fue que el FDA la apoyó primero que nada? Para averiguarlo tenemos que regresar a donde todo empezó…

El espartame fue descubierto en 1965 cuanto un científico llamado James Schlatter, que entonces estaba buscando una medicina para las úlceras. Agregó metanol a una mezcla de dos aminoácidos: ácido aspártico y fenilalanina y descubrió que la nueva sustancia tenía un particular sabor dulce. Nota: el metanol es letal en grandes cantidades, sin su natural antídoto el etanol. Estas dos sustancias pueden ser encontradas en varias frutas (las cuales contienen diez veces más etanol que metanol). Sin embargo el espartame, no contiene ¡etanol!

Estudios preliminares indicaron que hubo muchos potenciales riesgos al consumir espartame, y que el FDA prohibió el edulcorante por algún tiempo. El cambio vino en 1981, después de la inauguración de Ronald Reagan. Aunque estudios científicos no se ponían de acuerdo si el espartame era seguro o dañino, el edulcorante fue aprobado gracias a mucho cabildeo. La primera bebida carbonatada en llegar a los anaqueles fue en 1983, a pesar de vigorosas protestas de la Asociación Nacional de Bebidas Carbonatadas.

No voy a entrar aquí en toda la historia del espartame. Pero si estás interesado en aprender más de la historia dudosa del edulcorante, verifica de cómo el espartame se hizo legal.

El FDA afirma que ya se han hecho a través de los años suficientes estudios del espartame para probarle al público que su consumo es seguro. Pero fallan en mencionar que la mayoría de estos estudios han sido llevado a cabo por compañías productoras de espartame, y que la mayoría de los estudios llevados a cabo independientemente (ignorados por el FDA) señalan que verdaderamente existen efectos secundarios malignos al consumir espartame.  Varios doctores han reportado síntomas del uso de espartame al FDA, pero estas alegaciones han sido tachadas de ficción.

Algunos de los peligros a corto plazo reportados del espartame, y probados en grandes grupos de estudios a través de los ochenta incluyen (entre muchos otros):

  • Dolores de cabeza y mareos
  • Visión borrosa
  • Zumbido en los oídos   
  • Depresión e irritabilidad   
  • Desordenes de ritmo cardiaco   
  • Nauseas y diarrea
Los peligros a largo plazo son más difíciles de culpar directamente al espartame, pero muchos doctores creen que ciertamente no está muy lejano de los ámbitos de la posibilidad que el edulcorante incrementa el riesgo de desarrollar (entre otros):
  • Tumores en el cerebro   
  • Epilepsia   
  • Mal de Parkinson   
  • Alzheimer   
  • Esclerosis múltiple   
  • Síndrome de fatiga crónica   
  • Artritis
Al exponer el espartame a temperaturas de más de 85°F (30°C) ocasiona que se rompa en DKP y formaldehido, que ya por sí solos son tóxicos. Algunos creen que el mal almacenamiento de las bebidas dietéticas carbonatadas contribuyó al desarrollo en los veteranos del Síndrome de la guerra del Golfo.

 

Así como a los peligros sugeridos de la stevia y probablemente muchos otros productos, para cada estudio que indica los posibles peligros del espartame, hay otro estudio que lo refuta.

 

Hoy en día hay mucho pro y contras en el internet y al final del día siempre es mejor usar tu propio juicio. Porque cualquiera que sea el caso, es difícil negar que algo seguro huele a billetes de dólares frescos. Yo prefiero equivocarme de lado de la precaución...






Regreso a Endulzante Stevia
Regreso a Inicio Stevia